Alianza WhatsApp-Facebook: Datos al descubierto

WhatsApp sorprendió recientemente al anunciar un cambio en la política de privacidad de su servicio que, entre otras cosas, le abre las puertas a Facebook, su casa matriz, para que obtenga datos como, por ejemplo, el número de teléfono de sus usuarios, y con ello mejorar en sugerencias de amistades, así como difundir anuncios más relevantes. Ceder esa información, implica, además, facilitar la ubicación exacta del dispositivo a través de internet, y los datos de los contactos registrados, ya que al utilizar la aplicación, los usuarios también aceptan compartir su agenda.

Como era de suponerse, el desembolso de 15 mil millones de euros que hizo en 2014 la empresa creada por Mark Zuckerberg, para adquirir la aplicación de mensajería, no fue en vano, pues ya sabían que, obteniendo los datos de sus 500 millones usuarios, que ya se han duplicado y suman en este momento mil millones, podían conocerlos aún más, y de esa manera potenciar su estrategia publicitaria, con la que en último trimestre han ganado 3.200 millones de euros, para llegarles de diferentes maneras.

Tal y como han explicado algunos expertos en diversos medios especializados, es posible aceptar los términos sin tener que someterse a la compartición de datos. Pero como el nuevo acuerdo entre WhatsApp y Facebook va más allá de la red social, y abarca todas las subsidiarias de la compañía, es decir, Instagram, Oculus y Onavo, de una u otra manera Facebook seguirá recolectando los datos de todos sus usuarios para propósitos diversos. WhatsApp ofrece una opción para desactivar el consentimiento de activación, pero la manera de acceder a la misma parece no ser muy clara.

La estrategia de WhatsApp, según declaraciones del abogado especializado en derecho tecnológico, Sergio Carrasco, al diario ABC, está viciada desde el inicio. Y es que al suscribirse al servicio, la cesión de los datos aparece activada por defecto dentro de una casilla en el formulario, lo cual hace que el consentimiento deje de ser expreso, rompiendo de esta manera con las normativas actuales en esa materia.

La situación sería distinta si los protocolos de uso de estos servicios fueran leídos con exhaustividad e interpretados. Aceptar los términos de uso, es opcional. De hecho, el usuario puede dirigirse posteriormente a la sección Ajustes/Cuenta de la aplicación y revocar el acceso, pero esta operación solo estará disponible durante los treinta primeros días de haber recibido el formulario.

Facebook había prometido que tras la compra de WhatsApp no compartiría ni vendería nunca “información personal identificable” como números de teléfono, nombres y datos de perfil. Frente al incumplimiento de esa promesa, el Centro de Información sobre Privacidad Electrónica (EPIC, por sus siglas en inglés), presentará en Estados Unidos una demanda contra la compañía de Zuckerberg, por considerar que la misma infringe el estatus que advierte contra “actos o prácticas desleales o engañosas”.

Twitter pone freno a las amenazas con filtro de calidad

El internet, y especialmente las redes sociales, han sido espacios donde el acoso sigue siendo un problema, sobre todo para los personajes públicos. El acoso virtual, o ciberacoso, como también se le conoce, se basa en una falsa acusación que se hace de forma repetitiva y encubierta, por personas que se ocultan tras identidades falsas. Twitter por fin toma la decisión de combatirla.

Un reportaje publicado por BuzzFeed, basado en el testimonio de empleados y exempleados de Twitter, afirma que después de 10 años del lanzamiento de la red social, sus directivos no han logrado detener el acoso en la misma, y la situación ha llegado a tal extremo, que “varios usuarios de alto perfil se han retirado del servicio”.

Recientemente, Normani Kordei, integrante de la popular banda estadounidense Fifth Harmony, clausuró su cuenta en la red social luego de recibir varios insultos a los que catalogó como racistas. La actriz de “Cazafantasmas”, Leslie Jones, tomó la misma precaución por considerar que también ha habido acoso y racismo.

Twitter ha respondido a BuzzFeed, alegando que ha habido “inexactitudes en los datos y representaciones injustas”, y en lugar de refutar lo dicho, aseguró que seguirá haciendo de la referida red social un lugar más seguro. Ahora, la empresa que dirige Jack Dorsey ha decidido activar un filtro de calidad y todos sus usuarios van a poder disfrutar de este privilegio.

El filtrado de calidad, de acuerdo con Gizmodo, tiene como objetivo eliminar de la cronología de notificaciones todos los tweets que contienen amenazas, lenguaje ofensivo o abusivo, así como contenido duplicado, o que se haya enviado desde cuentas que son sospechosas o que han sido silenciadas.

Esta característica, que se ha venido probando desde hace un año en cuentas verificadas y que permitirá silenciar el acoso, se puede activar y desactivar desde la pestaña de notificaciones, pulsando sobre el ícono de tuerca que aparece en la parte superior de la aplicación.

Para BuzzFeed, esta tecnología ya existía desde hace tiempo, solo que no era utilizada de forma abierta para todo tipo de usuarios. De hecho, el portal reseña que cuando Dick Costolo era CEO de la compañía, sus empleados filtraron los tuits abusivos que surgieron durante una sesión de preguntas y respuestas con el presidente Barack Obama.

Los usuarios de Instagram también han pasado por la misma incomodidad. El último en cerrar su cuenta en esa red social fue el cantante estadounidense Justin Bieber, después de recibir fuertes críticas por subir fotos con Sofia Richie, la que, de acuerdo con algunos rumores, podría ser su nueva novia. En ese espacio, el artista acumulaba casi 78 millones de seguidores y había hecho más de 3.700 publicaciones.

La tormenta de insultos cruzados entre los seguidores del matrimonio West-Kardashian y los de Taylor Swift en esa plataforma social propiedad de Facebook, que ha superado a Twitter en cuanto al crecimiento de usuarios,  se ha apaciguado con una nueva herramienta que filtra comentarios, y que por ahora solo funciona para famosos con perfiles verificados o influencers, la cual permite crear una lista negra de palabras y expresiones que son rechazadas por el sistema.