La destrucción de datos sensibles. Una necesidad.

En la actividad empresarial hay diferentes motivos por los que debemos tener precaución con el tratamiento que le damos a los documentos y soportes de datos sensibles de nuestros clientes.

Existen distintas situaciones que pueden llevarnos a una situación de pérdida, extravío o robo de los datos que debemos evitar.

  • Cuando hacemos una mudanza de oficina podemos dejar atrás documentación de clientes que quedará expuesta a accesos no autorizados.
  • Nuestros discos duros cuando actualizamos los equipos y son abandonados son un problema real para la empresa que quedará expuesta a duras penas por la Ley de Protección de datos.
  • El uso de ficheros o archivos en zonas públicas.
  • La destrucción incompleta del material si tenemos trituradoras de papel que pueden no realizar totalmente la destrucción de la información.

En estos casos la Ley de protección de datos exige la destrucción total de la información y es el propietario del soporte el último responsable si esa información queda expuesta a personas no autorizadas.

Aunque existen medios que podemos comprar como destructoras de documentos de oficina nosotros siempre aconsejamos acudir a profesionales que pueden ofrecernos un servicio cómodo y garantizado de destrucción certificada de documentos de que nuestros archivos han sido debidamente destruidos.

Y es que con el aumento de las actividades y comercio en Internet las sanciones también van en aumento para evitar prácticas maliciosas con el uso de los datos y concienciar a las empresas a realizar un proceso correcto con nuestra información.

Solo la mitad de las empresas españolas cumplen con los requerimientos de la LOPD en materia de destrucción de documentos de carácter personal.

Y más si nuestra empresa se dedica a la consultoría, laboratorios y servicios médicos o sector público pueden ser especialmente revisadas por el tráfico de datos de clientes que circulan en ellas.

No es lo mismo reciclar que destruir, es por ello, que aconsejamos se informen en empresas especializadas en destrucción de datos.

Para más información: Destrucción certificada de documentos.